WINE & FOOD: Que Vino Para Cada Queso?

Inicio  /  WINE & FOOD: Que Vino Para Cada Queso?
WINE & FOOD: Que Vino Para Cada Queso?

Amigos del vino, los quesos son lo primero en lo que cualquier winelover piensa cuando se ve tentado a descorchar una botella. Sabemos que unos trozos de queso bastan para improvisar un maridaje perfecto en pocos minutos sin temer al fracaso. Pero el mundo del queso, al igual que el del vino tiene sus códigos, tiempos y situaciones.

Un mundo de estilos. Así como en el mundo de los tintos y blancos es vital saber ante qué tipo de vino estamos, los quesos ofrecen una infinita variedad con diferentes texturas, consistencia, sabores, colores y aromas. Cada una de estas familias supone un maridaje de acuerdo a las sensaciones que despierta o bien por cuestiones regionales y culturales. De todos modos, siempre se puede improvisar y proponer nuevas combinaciones. Pero básicamente, convienen saber que a los quesos se los divide en: Queso azules. Esta familia de quesos despierta amores y odios por su aspecto y sabores, pero para muchos es considerada la elite en la materia. Lo más atractivo de estos quesos es sin dudad su sabor siempre intenso que con los años el tiempo se vuelve penetrante mientras que en su fisonomía puede verse el avance de los hongos de color azul a gris ceniza. El más famoso es el Roquefort y todos los que siguen su receta, están el crottin y Saint Maure. Para estos es ideal buscar blancos con personalidad o hasta vinos dulces de cosecha tardía o encabezados que pueden compensar en boca la personalidad de su expresión. Como un chardannay.

Quesos de pasta blanda. Estos quesos suelen ser firmes pero blandos y de fácil masticación mientras que al madurar su centro de vuelve cremoso. Por ejemplo, el Brie, Camembert, feta.Ahora bien, estas especialidades en varios casos están cubiertas por una corteza enmohecida o bien, a simple vista, parecen no tener corteza alguna y otro aspecto a considerar es que durante su evolución pueden desarrollar aromas penetrantes que invitan a descorchar vinos blancos o rosados de expresión más bien delicada, ligera y fresca aunque si aromáticamente son intensos pueden demandar vinos de mayor expresión y carácter, preferentemente blancos como un Riesling.

Quesos de pasta semi dura. Éstos se caracterizan por la consistencia de su pasta además de ofrecer un sabor más intenso algunas veces con cierto picor. Gouda, otros de esta familia son Gruyere y Emmenthal. Si bien pueden comerse de manera directa también son quesos que suelen utilizarse en diversas recetas por su condición elástica y fundente. Para éstos los vinos pueden ser blancos expresivos de cuerpo medio, rosados frescos o hasta tintos ligeros y delicados. Como un Sauvignon Blanc, Pinot Noir, Malbec

Quesos duros. De alguna manera estos son los quesos preferidos de los que aman los vinos más intensos, básicamente porque se trata de recetas con carácter y sabores intensos. Entre estos, Gruyerito, Reggianito, Provolone. El aspecto final de estos quesos que se debe considerar al momento del maridaje es su maduración ya que el tiempo lo vuelve firmes y concentra su sabor salado y picante. Si pensáramos en blancos podríamos buscar algunos con buen nervio y personalidad como Chardonnay, Malbec.