WINE &FOOD; Pizza y País una excelente combinación.

Inicio  /  WINE &FOOD; Pizza y País una excelente combinación.
WINE &FOOD; Pizza y País una excelente combinación.

Amigos de Sunset Wine esta semana y siguiendo con la comida rápida les traemos esta maravillosa receta de pizza, simple pero deliciosa, y que mejor que acompañarla con una copita de vino.

sabemos que puedes elegir la cepa que quieras para acompañar tus comidas, pero una recomendación siempre ¡es bienvenida! te invitamos a degustar esta pizza con la País que está volviendo a ser tendencia. Dentro de las características que se le atribuyen a esta variedad se reconoce como una variedad vigorosa, productiva, extremadamente tolerante a sequía, lo que gracias a estas características hace que esta variedad siga siendo según los catastros la segunda variedad tinta más plantada en Chile, después del Cabernet Sauvignon. Se distribuye principalmente entre la zona de Maule y Bío Bío, con especial presencia en Cauquenes e Itata.

Te invitamos a preparar esta rica pizza, recuerda la recomendación, Sera una explosión de sabores.

Receta de la Pizza con Espinacas

Ingredientes para la base:

200 gr. de harina (harina italiana 00 o harina de tipo 405)
140 ml de agua
5-10 gr. de sal marina
3 gr. de levadura de cerveza

Para los ingredientes:

100 gr. tomates pelados y picados
100 gr. Fior di Latte ( o mozzarella de búfala)

Hojas frescas de espinaca

100 gr Coppa (fiambre italiano)
1 pizca de orégano
2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación:

Para preparar la masa, llenamos un cazo con agua templada e introducimos la levadura de cerveza bien desmenuzada. Lo mezclamos bien con las manos hasta que se disuelva la levadura. Luego, se le añade poco a poco la harina y la sal. Preferiblemente, amasar con una máquina amasadora durante 20 minutos hasta obtener una masa elástica y homogénea. Si no tenemos máquina, amasaremos a mano estirando y plegando hasta obtener una textura perfecta y la masa se desprenda sola de las manos; es decir, unos 10 minutos.

Una vez terminada, se cubre la masa con un paño de cocina y se deja reposar durante dos horas a temperatura ambiente. Se modela la masa en forma de bola y se deja reposar de nuevo entre cuatro a seis horas para facilitar el proceso de fermentación. Después, se disponen las bolas de masa sobre una superficie con harina y se comienza a trabajar la masa con las manos, estirándola y aplanándola en todos los sentidos hasta formar una elipse. Hay que conseguir que el borde quede más elevado.

Ahora comenzamos a preparar la salsa y los ingredientes deseados. Tomamos tomates frescos, los pelamos y picamos; seguidamente los dejamos cocinar aproximadamente una hora a fuego lento. Existe una opción más rápida: tomamos tomates enlatados, ya pelados y troceados y los ponemos en una olla a calentar. Luego, una vez que se haya hecho una salsa más cremosa, con una cuchara extendemos la salsa sobre la masa, pero respetando el borde. Se condimenta con sal y pimienta y se le añade una pizca de orégano. Ahora le llega el turno a la mozzarella. Ideal es emplear la Fior di Latte, aunque también podemos emplear mozzarella di bufala, de sabor más intenso. Se corta en trocitos, y se dispone sobre la pizza; añadimos unas hojas de espinaca fresca y Picamos la coppa (fiambre italiano) y un chorrito de aceite de oliva virgen.

Ya introducimos la pizza al horno. En las pizzerías se hornea exclusivamente en horno de piedra; pero en un horno convencional a 220 grados y la dejaremos unos 10 minutos. Cuando la saquemos, la dejaremos reposar de 2 a 3 minutos.

Sirves una copita de País y a disfrutar.